Ahorro en Casa: Trucos y Consejos para Ahorrar Dinero en los Servicios del Hogar

Última actualización: 11 noviembre, 2022.

Consejos y trucos para ahorrar en el hogar

El día de hoy hemos traído una recopilación con los mejores consejos para que ahorres todo el dinero posible en los típicos servicios del hogar. Podrás poner a prueba cada consejo de inmediato, demostrando la efectividad de cada uno.

Porque siempre resulta bueno para el bolsillo ahorrar un poco, y mucho más si se trata de algo tan importante como los servicios del hogar. Sigue leyendo y encontrarás solo lo mejor en consejos de este tipo.

¡Basta ya de malgastar el agua!

Comenzamos el recopilatorio de consejos con un servicio doméstico muy importante: el agua. Podrá sonar repetido, pero lo primero que deberías hacer para ahorrar es cerrar el grifo. Si no estás utilizando el agua, por ejemplo, mientras te lavas los dientes, afeitando o enjabonando el cuerpo, cierra el grifo.

Ahorrar dinero con agua

Está comprobado, que durante 1 minuto en la ducha se pueden llegar a desperdiciar 20 litros de agua. Ahora piensa, ¿Cuántas veces te duchas por semana o por año?

Haciendo un uso correcto del agua se pueden llegar a ahorrar unos cuantos euros en las facturas y además estarías siendo amigable con el ambiente.

» Limitadores de caudal

Una alternativa bastante interesante y que podrá librarte de malgastar agua, es instalar una maravillosa herramienta en los dispensadores de agua de toda la casa.

Los limitadores de caudal. Estos impedirán que se abra el grifo más allá de un ángulo determinado.

De esta manera, el consumo de agua de los grifos pasará de 15 a 8 litros por minuto. Y el de la ducha, por otro lado, dejará de estar a 20 litros para situarse en 10.

¡No despilfarres electricidad!

Thomas Edison estaría dándose de golpes con su mesa de trabajo si te viera desperdiciar tanta electricidad como de seguro lo haces., En tiempos modernos, resulta fundamental en cualquier hogar el servicio eléctrico.

Ahorrar en la factura de la luz

Por ello, debes de tener cuidado al momento de usar la electricidad. De otra manera, tendrás una factura bastante gorda, que solo te ocasionará malestares económicos. Para ahorrar este tipo de servicio, primeramente, deberías fijarte en el uso que les das a los aparatos eléctricos.

Cuando no los estés usando, apágalos o desconéctalos directamente. Hacer esto te restará considerables porcentajes en el próximo recibo.

» Hazte con electrodomésticos eficientes

Si tienes pensado renovar alguno de los electrodomésticos que tienes en casa, lo mejor es que apuestes por los más eficientes que hay en el mercado. Esto hará que ahorres muchísimo en solo una compra.

Ante todo, fíjate en que la etiqueta del producto tenga impresa: Clase A, además de un par de cruces a su lado. Ya es sabido que los mejores productos son aquellos que tienen más cruces, siendo los A+++ (conocidos como Triple A), la cima en cuanto a calidad. Te dejamos una guía con las nuevas etiquetas de eficiencia energética.

Claro está que, por su gran calidad, estos son mucho más caros que los de categorías inferiores. No obstante, si te haces con un electrodoméstico de este nivel, podrás ahorrarte hasta más de 600 € en electricidad a lo largo de toda su vida.

Si no dispones del dinero suficiente para comprar un electrodoméstico de esta clase, o simplemente aun no necesitas cambiar el que tienes, puedes darle un uso eficiente y racional, de manera que no despilfarres energía.

Por ejemplo, nunca dejes el horno precalentando por más tiempo del necesario, o no abras y cierres la puerta del mismo. Lo mejor es aprovechar el calor residual de la vitrocerámica o la plancha después de apagarlas.

» Mucho cuidado con los electrodomésticos que consumen más de la cuenta

Para ahorrar aún más al usar tus electrodomésticos, sobretodo en la cocina, te recomendamos tomar precauciones con respecto a los que sepas, gastan mucha más electricidad en casa.

El frigorífico, por ejemplo, es el aparato que más gastos produce. Por eso es importante que este tipo de electrodoméstico se ubique en un lugar fresco y ventilado, alejado de cualquier fuente de calor.

Cuantas menos veces abras el frigorífico, mayor será tu ahorro, puesto que cada vez que se utiliza, se utiliza alrededor de un 7% de energía.

Utilizar bombillas energéticas

El microondas, por otro lado, puede ser un aparato que te ahorrará muchísima energía y tiempo, en comparación con el horno, que es uno de los que más consume. Lo recomendable es usar el microondas en vez del horno al momento de calentar algún alimento o incluso cocinar, si es necesario. Te podrás ahorrar entre el 60 y el 70% de la energía que usarías para al utilizar el horno.

Otro de los electrodomésticos que debes considerar es la secadora. En este caso, lo mejor es que la utilices lo menos posible. Cuando no puedas tender la ropa o te corra mucha prisa tener la ropa seca, no habrá de otra que usarla, pero sí no es el caso, opta por dejarla a un lado.

» Consigue unas bombillas eficientes

Todo cuenta, y por ello, te recomendamos sustituir todas las bombillas de tu casa por unas de bajo consumo. Estas son más caras, sí, pero a largo plazo te permitirán ahorrar bastante dinero. Las bombillas led, son las más eficientes.

Para que te hagas una idea, las bombillas de este tipo consumen hasta un 80% menos de energía en comparación con las bombillas incandescentes de uso común. Además, estas bombillas pueden durar hasta 10 o 15 veces más que las económicas.

» No abuses de la calefacción o del aire acondicionado en tu vivienda

Ya es bien sabido que estas dos cosas pueden consumir grandes niveles de energía eléctrica si se utilizan de forma despreocupada. Por esa razón, deberías evitar, en lo posible, encender sin necesidad ambos aparatos.

La temperatura ideal para la casa usualmente se posiciona entre los 20 y 22ºC. Si aumentas o reduces ese rango, la factura se incrementará. Por cada grado, subirá un 5% o un 10% de los gastos. Te recomendamos que, por la noche o cuando no estés en casa, dejes la temperatura a unos 15ºC. También podrías apagar el aparato por completo.

En invierno, por otro lado, evita tapar los radiadores o estar en casa con ropa como si fuera verano. Para ahorrar energía, mantente caliente por tu propia cuenta en vez de usar la calefacción. Lo mismo sucede con el verano: usa ropa fresca y no malgastes el aire acondicionado.

» Ten cuidado con las fugas

Un grifo que gotea puede desperdiciar demasiada agua. Es por ello que siempre recomendamos verificar que todos cierren correctamente, ya que es un error realmente común.

¡Revisa todas las instalaciones!

Al momento de ahorrar, la revisión de las instalaciones, sea del gas, la electricidad u otras, es tan necesaria como los consejos que ya te hemos dado. Esto se hace tanto por motivos de seguridad como para impedir gastos excesivos al usarse cualquiera de esos servicios.

Te recomendamos, por ello, que compares presupuestos y acudas siempre a profesionales y empresas especializadas. De esa manera, evitarás sorpresas desagradables.

En lo posible, ¡recorta la factura telefónica!

Las líneas telefónicas suelen tener altas tarifas, sobre todo si se utiliza muy seguido el teléfono. Antes de comprar una, te recomendamos elegir la línea que mejor se adapte al uso que haces del teléfono. Si no lo usas demasiado, ¿por qué pagar por un plan de tarifa elevada?

Ahorrar dinero en teléfono

Algunos paquetes telefónicos suelen incluir la línea fija, la línea móvil e Internet. Si quieres ahorrar, escoge este tipo de paquetes, ya que suelen salir más económicos que contratar dichos servicios por separado.

Crea un plan de gastos mensual

Para que no gastes demás o te quedes con la incógnita de: ¿y cómo es que he gastado tanto este mes?, te recomendamos que hagas un plan de gastos mensual. Así evitarás cualquier gasto innecesario y no descuidarás las facturas de todos los servicios domésticos.

Lo ideal es hacer esto a finales de cada mes o justo en el primer día del mes, y que claro, trates de ajustarte todo lo posible a él. De esta forma controlarás lo que gastas. En resumidas cuentas, tendrás a la mano una gestión general de todo tu dinero.

Puedes ayudarte a través de alguna aplicación online para gestiones financieras; en las tiendas de apps encontrarás bastantes. También puedes hacer un esquema por tu cuenta con la ayuda de una hoja Excel. Y si no te gustan ninguna de estas opciones, bien puedes recurrir a la antigua usanza: ¡apuntarlo todo en un cuaderno!

¡Aléjate de los productos baratos y de baja calidad!

Y con esto hablamos en sentido general: electrodomésticos, ropa, tuberías, calefactores, ¡todo! Sabemos que a veces el bolsillo no tiene el dinero necesario para comprar cosas de gran calidad, pero al menos deberías de hacer el intento de conseguir algo cercano y aceptable.

Porque como ya sabrás, prácticamente todo lo barato puede salirte caro. El hecho que quieras reducir algo en tu gasto mensual no implica que vayas a comprar cosas de baja calidad. Mucho menos el que te lances a ofertas demasiado baratas.

Ten siempre esto en cuenta: si algo es excesivamente barato, no confíes en su calidad. Lo mejor es que te informes bien sobre ese producto y, si no cumple con todas tus necesidades, ¡aléjate y ve a por otra cosa!

Ahorra en el aseo diario

Muchas veces, el servicio de aseo urbano puede resultar costoso si no tenemos cuidado al tratar con nuestros desechos domésticos.

Si vives en un conjunto residencial o una comunidad de vecinos, puedes acordar con los miembros del vecindario la separación de residuos reciclables; de este modo, se podrá disminuir la tarifa de aseo.

No dudes en reciclar, haciendo uso de contenedores especiales para vidrio, plástico y papel. Esto ayudará no solo a la recolección de residuos en tu comunidad y tu hogar, sino que también beneficiará al planeta.

¡Reutiliza cuanto puedas!

Para ahorrar en casa, debes considerar la opción de comprar todos aquellos artículos que sean reutilizables. Entre estos, podrás encontrar algunas opciones como las baterías recargables y, desde luego, las bolsas para la compra.

Incluso puedes darles una segunda oportunidad a las cosas viejas que tengas en casa; piensa que prácticamente todo se puede reutilizar y reconvertir. Todo sea con tal de ahorrar algo de dinero para solventar los servicios del hogar.

Repara todo lo que se rompa, ¡no lo tires!

Si apenas tienes dinero para pagar la electricidad y el agua, y no puedes comprar una podadora nueva, ¡repárala! O busca a alguien que la repare, siempre y cuando esto no sea muy costoso y la vida útil posterior de la máquina valga la inversión.

En ocasiones, resulta más económico arreglar un producto defectuoso que desecharlo y comprar otro. Si es algo que cuesta bastante dinero o a lo que le tienes un cierto cariño, te aconsejamos que busques un profesional que te lo arregle.

Aunque no lo creas, aún existen muchas personas que pueden reparar casi cualquier objeto que tengas en casa. Es cuestión de saber buscar en internet y dar con el indicado. Mucho mejor si puedes hacerlo tú mismo, no necesitarás pagarle a nadie y te ahorrarás un montón.

Enséñales a los niños a ahorrar desde temprana edad

Ahorrar desde pequeños es una enseñanza muy importante que todo niño debería saber. Si tienes hijos, procura enseñarles que todo tiene un precio y un valor, así como que cuesta mucho trabajo ganar el dinero para conseguir ciertas cosas.

Esto les enseñará a no malgastar, y te ayudará también con el ahorro dentro del hogar. Edúcalos de forma que no derrochen el agua, la electricidad, y otros servicios igual de importantes.

Si los educas con responsabilidad, conseguirás darles un regalo para su futuro y te quitarás muchos pesos de encima al tratar de enseñarles a una mayor edad. Empieza lo más pronto posible y todo el esfuerzo rendirá sus frutos.

¡Ahorra, ahorra, y sigue ahorrando sin parar!

Aprovecha las ventajas que te ofrecemos con todos estos consejos sobre el ahorro de dinero en servicios del hogar. Y no te quedes solo con esta información, sigue buscando más y nuevas ideas con respecto a este punto.

No dejes de ahorrar y procura gastar siempre lo mínimo en productos de buena calidad. Tampoco despilfarres la electricidad, el agua, el gas; recuerda que cada servicio es ciertamente importante para tu hogar. Si no quieres encontrarte con una factura abultada a fin de mes, ¡ahorra, ahorra, y sigue ahorrando sin parar!


SOBRE EL AUTOR

foto de Jose Jaime

Este artículo ha sido escrito en colaboración con Jose Jaime - Profesor de Finanzas y Contabilidad en la Universidad Complutense de Madrid. Jose Jaime es profesor de Finanzas en la Universidad Complutense de Madrid. También ha trabajado en varias empresa como consultor financiero.
¡Puntúa nuestro artículo!
5/5 - (1 voto)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

💰 Con este software ganarás más de $800 al mes. ¡Pruébalo 30 días Gratis! 💰

¿Quieres conocer el mejor sistema para GANAR DINERO?